• Categorías

  • Demostración de la capacidad de testar

    Análisis de la sentencia de la Audiencia Provincial de Orense 00273/2008

     

    Ésta sentencia trata el caso de unos hijos, que a la muerte de su madre, pensaron que iban a ser herederos únicos.

     

    Sin embargo, al momento de proceder a la apertura del testamento, se percatan de que la madre hizo un testamento sin decírselo en el que nombraba herederos a dos personas que convivían con ella, ya que era una persona mayor que al no poder valerse por sí misma había contratado para que la ayudasen.

     

    Los hermanos denunciaron a los otros herederos y pidieron al Juzgado de Primera Instancia que declarase nulo el testamento. El Juzgado de Primera Instancia desestimó el caso y ellos recurrieron ante la Audiencia Provincial que se pronunció de la siguiente manera:

     

    La falta de juicio así como su concurrencia en el momento de otorgar el testamento la debe acreditar quien pretenda que sea tomada en cuenta. Además la doctrina jurisprudencial dice lo siguiente:

     

    • La capacidad mental del testador se presume mientras no se destruya por prueba en contrario.

    • Que la apreciación de esta capacidad ha de ser hecha con referencia al momento mismo del otorgamiento.

    • Que la afirmación hecha por el notario acerca de la capacidad del testador, puede ser destruida por ulteriores pruebas demostrativas de que en el acto de testar no se hallaba el otorgante en su cabal juicio, pero requiriéndose que estas pruebas sean muy cumplidas y convincentes, ya que la aseveración notarial reviste especial relevancia de certidumbre. Rigiendo el tradicional principio "favor testamenti", que impone el mantenimiento de la disposición testamentaria en tanto no se acredite "con la seguridad precisa" que el testador estaba quejado de insania mental. Lo que constituye cuestión de hecho que ha de revelarse a través del conjunto de pruebas practicadas en el curso del proceso.

     

     

    En este caso la parte actora no acreditó la falta de capacidad de la testadora al tiempo de otorgar el testamento. Además en el testamento el notario aseveró que se encontraba en plenas facultades al momento de otorgarlo, así como los dos testigos.

     

    Además, los actores denunciaron la existencia de artificios, amenazas y maquinaciones realizadas con la finalidad de forzar la voluntad de la testadora, pero tampoco lo lograron demostrar en el juicio.

     

    Por todo ello la Audiencia Provincial de Ourense desestimó el recurso y condenó en costas a la parte apelante.

     

     

     

    Jurisprudencia citada por la Audiencia:

     

    • STS de 7 de octubre de 1982.

    • STS de 7 de julio de 1995.

    • STS de 29 de marzo 2004.

    • STS de 18 de marzo de 1988.

    Compartir en
  • Herencias en el mundo